Goma


La Vida
noviembre 25, 2011, 5:14 pm
Filed under: Jakaninoso

La pregunta que más recurrentemente me han hecho en este último mes y diecisiete días ha sido ¿qué se siente estar casado?” y el hecho de que me hayan estado preguntando incansablemente me ha provocado reflexionar profundamente en la respuesta, no por que sea difícil en sí responder, sino explicar adecuadamente el sentimiento básico del estar casado.

Las primeras veces contestaba sencillamente, “se siente bien padre estar casado”, “estoy muy feliz, en la etapa más feliz de mi vida”, “me siento pleno” y eso bastaba para la gran mayoría de las personas; es extraño, creo que todas las personas que preguntan saben que la respuesta irá siempre en esa línea (nadie va a responder “pues de la chingada esto del matrimonio, ¡sálvame!”), pero aún así preguntan y se sienten felices y satisfechos de escuchar la respuesta que ya saben que van a darles. Un amigo fue más allá y me preguntó por qué, ¿por qué es padre, por qué te sientes feliz y pleno con el matrimonio” y mi respuesta, aunque fue sincera y sostenga que es una muy buena razón, fue un poco superficial. La vida juntos es maravillosa y son los pequeños detalles cotidianos lo que me hacen sentirme así de feliz, el despertar juntos, besarla por las mañanas, ir al súper y discutir sobre las marcas de pan que vamos a comprar, despertarme a hacerle su café, ver una película juntos, todas esas cosas son maravillosas estando con ella. Pero hubo quienes iban más allá y todavía esa respuesta, aunque cierta y melosa, no les parecía suficiente frente al argumento de que se podía vivir junto con una pareja y vivir esos momentos, sin estar casado. Y ahí comenzó la verdadera reflexión.

Es cierto, cualquiera puede vivir eso sin casarse, pero ¿qué es casarse? ¿ir a la iglesia a que un padre regañón te diga que estás casado? ¿firmar un papel en presencia de un notario? Sí y sí, pero no es lo más importante. Te casas con la persona, independientemente del método que escojas para hacerlo, por que tienes un compromiso personal y voluntario de desarrollar un plan de vida junto a tu pareja; vivir juntos, cuando se hace por una decisión mutua y libre, es estar casado. Creo que la médula del matrimonio es el compromiso, a la luz de la propia relación en que se vive, sea la más patológica e irracional o la más cliché y melosa, y también en el amor, pero visto más allá del estereotipo empalagoso de las canciones y las películas; visto como una decisión. Hablando de compromiso, si uno tiene una relación abierta y liberal en la que “no importa que tengamos amantes por que nos amamos y vamos más allá”, y deciden bajo la muy particular estructura de su relación vivir juntos y compartir su vida, creo que se puede hacer funcionar el matrimonio, conociendo ambos las reglas de su relación y haciéndolas propias; por otro lado, cuando se vive en una relación en la que están juntos por cualquier tipo de compromiso, atadura, o hay cosas que muy dentro de tu ser no aceptas de ninguna manera, no se puede sostener un matrimonio, de ninguna manera. En cuanto al amor, la cosa es bastante más simple de lo que parece: uno sí decide amar. Lo decides día con día y no tiene que ser estar pensando en todo momento en corazones y praderas cálidas y ositos de peluche, el amor es aceptación y comunión; la felicidad está en el amor que das y no en el que recibes, en ceder y no en exigir.

Algunos escogemos la manera normal de casarnos. Hace poco alguien me dijo que es exactamente igual de difícil hacer las cosas bien que hacerlas mal, refieriéndose a que es exactemente igual de difícil juntarse nomás que casarse bajo los cánones aceptados en tu comunidad. Es cierto. Pero si uno ama a su pareja y está comprometido con ella, qué más da si tiene un matrimonio católico, hindú o druida, el chiste es demostrarle día a día a la persona que amamos precisamente eso, que la amamos y que el compromiso que tenemos es el de compartir la felicidad, la alegría, la presión, los malos ratos. Compartir la vida, completa.

¿Qué se siente estar casado? Es increíble. Como decisión, es la mejor que hecho. Como compromiso, el más importante. Y mi vida está completa, por que ahora tengo a alguien con quien decidí compartir todo, una esposa a la que amo, respeto y admiro y esa sensación de saber que todo esto es nuestra vida, en verdad me hace sentirme muy, MUY feliz.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: