Goma


En El Mundo Diverso
febrero 23, 2010, 11:54 am
Filed under: Jakoso, Opinión | Etiquetas: , , , , , , , ,

Tuve una revelación. Estaba en una junta, y vino a mi: el mundo diverso es demasiado complicado.

Ya bastante hay con la homofobia, el racismo, el sexismo, las clases sociales y eso, ahora imaginen un mundo donde conviviéramos con gigantes, minotauros, centauros, perros que puedan andar en dos patas y ponerse un traje para ir a una oficina; con alienígenas de un solo ojo, cuerpo baboso y cuatro brazos, o con androides que exigen derechos de igualdad. Lo complicado de todo esto iría más allá del hecho de la igualdad y los derechos civiles, el problema no sería tanto aceptar convivir y trabajar con estos organismos diversos en igualdad de oportunidades y remuneraciones, no, eso sería hasta cierto punto sencillo. Lo complicado sería la logística.

Me levanto por la mañana, salgo de casa y tomo el autobús para ir al trabajo. ¿como sería? Si tengo que compartir el transporte con un gigante de 3 metros, un alien de cuerpo viscoso y un perro en traje, ¿que características debe tener el camión en el que viajemos los tres? El tener rutas para gigantes, rutas para alienígenas y rutas para animales con capacidades superiores de razonamiento suena igualmente complicado incluso un poco discriminatorio: “nosotros los humanos no compartimos nuestro transporte con otros organismos de inteligencia superior”. Volviendo a la idea de un solo camión para todos, habría que considerar la concentración de cada especie en la población, como por ejemplo, el caso de los discapacitados. Un 20% de los camiones en Guadalajara cuentan con un -estorbosísimo- sistema para subir las sillas de ruedas al camión: yo nunca, jamás en mis años de usuario del transporte público, he visto que se usen, pero ahí están, por ley, para ser incluyentes y considerados con quienes no pueden subir al camión y necesitan transportarse. ¿De qué serviría un autobús diverso con sillas gigantes para pasajeros gigantes o espacios vacíos para que los perros de traje se echen, si estos seres no son tantos como para justificar estas adecuaciones? Las calles, incluso, tendrían que ser modificadas. Un camión en el que quepan un par de gigantes ciertamente no sería como los autobuses normales que circulan por las calles del mundo.

Ahora, suponiendo que el tema del transporte estuviera debidamente solucionado, ¿como sería el lugar de trabajo? Los edificios tendrían que ser, sin duda, diseñados para gigantes, previendo la posibilidad de que al menos uno trabajara en cada empresa. Puertas altísimas, con elevadores enormes con un panel pequeño para seres de dimensiones no-descomunales, cubículos enormes rodeados de cinco o seis cubículos pequeños, para nosotros y algunos más dentro de albercas, para los alienígenas viscosos. Habría miles de nichos de mercado para cada producto que ya existe; si hoy en día hay miles, de verdad, miles de opciones para comprar una laptop o netbook, exisitiendo otros organismos las opciones se multiplicarían exponencialmente. “¿Cansado de destrozar las frágiles computadoras para humanos? Nueva HP Gigantic Pro, con touchpad de lija y teclado de roca. La computadora ahora sí es personal” Me imagino entrando a la oficina del director gigante, con un montón de revistas sobre la mesita: Expansión con el artículo de portada “Gigantes de los Negocios” y el periódico El Notición, que con su primera plana podría hacer una cortina para mi casa. Llego y está en una llamada; su teléfono podría ser usado como una banca en un parque y su monitor es una televisión de 50 pulgadas. Voy a que me regañen, algo salió mal y es mi culpa. Si con un jefe humano tradicional, uno se siente miserable e impotente, imaginen a un fulano de tres metros, corpulento y barbón apuntando su enorme dedo hacia su enclenque anatomía. “Es tu culpa”. Literalmente me sentiría diminuto. Y miserable. Si hubiera gigantes, casi seguro estarían en los puestos de dirección.

Los supermercados. Los supermercados diversos. Ir a hacer el mandado sería una tarea titánica. Departamento de caballeros, damas, niños, bebés, gigantes, zoomorfos (subsección cuadrúpedos, aves, reptiles, insectos), gigantes y viscosos. Y eso sería sólo de ropa. ¿Cómo afectaría nuestra dieta? ¿Habría vacas luchando contra los rastros? ¿Las aves trabajadoras se negarían al asesinato sistemático de sus compañeras no desarrolladas para la satisfacción de las necesidades de unos cuantos humanos? No me lo quiero ni imaginar. Sería demasiado complicado vivir en un mundo así, integrado en la diversidad, creo que por el bien de todos, sería mejor tener comunidades de humanos, comunidades de gigantes, animales, alienígenas y demás, no por racismo -o en este caso, especismo- sino por el bien de cada una de las especies en la logísitica de sus vida diaria. Tal vez los humanos puedan desarrollar productos para otras especies, o visceversa, pero de eso a integrarse todos en un solo mundo incluyente… no lo veo como una buena opción. El resultado no sería la felicidad y comunismo utópico, creo que más acentuaría las diferencias y provocaría la intolerancia. Sin olvidar que a nadie nos gustaría un jefe gigante con su dedo acusador del tamaño de un tórax humano.

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

Jaka me encanto tu artículo, sigo pensando que erraste tu carrera, eso de escribir es lo TUYO la neta q ingenio SOY tu fan

PD Oye cuando hablabas de personajes me imagine Camelinas N/C

Comentario por B Ad




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: