Goma


Bloomsday – 16 Junio 2009
junio 16, 2009, 10:33 pm
Filed under: Jakoso, La Web | Etiquetas: , , ,

Este post pertenece a esta inciativa.

De hecho, nunca he escrito sobre un día en mi vida. Al menos no de un día completo, con todo y su rutina. Creo que muchos buscamos precisamente escribir de la no-rutina, sobre lo sorprendente, lo chusco, lo que hizo que el día fuera digno de plasmarse en un motor de blogs.

Hoy no corrí. Tengo 5 días sin correr, me duele la pierna y es mi pretexto perfecto para dormir media hora más. Tal vez mañana me vuelva a doler la pierna. Así que desperté a las 7:30. Tomé un baño con agua más fría que caliente y más por elección que por falta de opciones. Preparé mi sandwich -siguiendo con la dieta: pan, jamón de pavo y pan, sin tiempo para la verdura- tomé un plátano y salí de casa. Olvidé el libro que leo, El Señor de Los Anillos: La Comunidad del Anillo, volví por el y por fin, manejé hasta la oficina. Llegué con tiempo, a las 8:17 prendí la laptop y después de revisar el correo, fui por un yogurt, para completar el desayuno. También compré una manzana roja y jugosa que comería a media mañana: colación matutina en el argot nutriologuesco. Hoy tenía tres objetivos, revisar el paquete uno, corregir el estudio dos y revisar el paquete tres. Comencé con el uno. Revisé unos estados financieros bien hechos pero sospechosos: es la primera vez que analizo una empresa arrendadora, así que no entendí algunas partidas; imprimí la lista de documentos que necesito y vi que faltaba todo. TODO. Mandé un correo. En lo que esperaba respuesta corregí el estudio dos y dediqué algunos minutos aleatorios al internet. Feeds. Noticias. Letras de Café Tacvba (estudiar para el concierto de mañana: no me sé Las Persianas ni La Chica Banda). GM vendió su filial Saab a Koenigsegg. ¿Koeni-qué? Google it. Fábrica sueca de autos deportivos más allá de lo exclusivo, 1.5 millones de euros para adquirir el modelo más reciente: tiempo de 0-100 km/h de 2.9 segundos. Que si podrán con el paquete, que si tienen la fortaleza financiera, que si el Gobierno sueco les ayudará, que si SAAB es una marca emblemática. Lo es. Emplean a 12,000 personas en su planta sueca, algo debían de hacer. Sonó la puerta, sonó como si la abrieran; cambio rápido al correo, volteo de reojo. Nadie. Tampoco me se Rarotonga la busco, la leo, la tarareo y la canto al final. La puerta de nuevo, nadie de nuevo. Ya fue mucho internet, a seguir con los pendientes. Reviso el vaciado (dícese de el archivo de Excel en el que ingresamos la información de los estados financieros de las empresas) y veo que está mal calculado el capital contable de 2005 a 2007. Que hueva, que huevísima por que tengo que revisar los estados financieros de esos años y revisar donde estuvo la falla. Lo hice, no fue tanto como pensé. Que bueno. Lo reenvío y son las 2:20, faltan diez minutos para salir a comer. Voy con mi jefa, le digo lo que me falta del paquete uno, hablamos con el jefe y nos platica sobre la línea de crédito que se solicitará. Regreso a la oficina a anotarlo. 2:30.

Hora de comer.

Sopa de garbanzos -cuenta como leguminosa, ok-, Lomo a la crema -mi porción de carne, ok-, acompañado de calabacita rellena y arroz -las calabazas son libres y el arroz es mi porción de cereal, ok-, agua de jamaica -mi dosis de azúcar- y plátanos con lechera de postre -fruta para finalizar, ok-. Pido la comida corrida. Delicioso, todo. Mi novia se sienta a mi lado y platicamos un poco. En la mañana le platiqué que el 15 de Octubre del 2011 es sábado y me pregunta cómo llegué a pensar en eso; le cuento que ayer estaba pensando en que, si tuviera que irme lejos por parte del trabajo, me gustaría casarme con ella pronto. Pronto en un año, dos como máximo. Siempre hemos pensado en casarnos en octubre y el 15 sería ideal por que los días 15 cumplimos meses. Si además de ser 15 de octubre fuera sábado, sería la boda perfecta. Vi el calendario y saqué cuentas, en el 2011 cae en sábado, veremos que pasa de aquí a entonces. Me levanté y seguimos platicando en el comedor de su casa. Ya es hora de regresar y la llevo a la guardería donde cuidan a su sobrinita y que me queda de camino a la oficina. Nos vemos en la tarde. El calor es insoportabilísimo, salgo mojado del coche, después de estacionarlo.

Mi oficina, mi nueva oficna, está fría por que tiene, ajem, aire acondicionado. Para mí solito. Mi sonrisa no puede ser más grande y más sincera. Nada en el correo. El mensajero me deja unos estados financieros que urgían la semana pasada, pero que venían sin la parte de pasivo y capital y ahora, al fin, vienen completos. El paquete tres desplazado al día de mañana, si tiene suerte. Empiezo a revisarlos, sólo lo que me hacía falta, pero tengo que parar en seguida para ir al baño. Tomo mi libro y voy. Un baño caliente y solitario; avanzo 12 páginas y una tercera parte de otra, Frodo se dispone a escuchar lo que comenta la gente grande en el Poney Pisador. El libro es increíblemente extenso y detallado, que si las briznas de verde hierba tibias por el sol matinal de un perfecto día de verano se mueven vacilantes al paso de los jóvenes hobbits que marchan sin rumbo por aquí y allá, dirigiéndose al oeste de la vieja cerca, donde alguna vez hubo algún pueblo de reyes antiguos de los que sólo queda el recuerdo en leyendas oscuras y misteriosas. Extenso. Me enfrasco con los estados financieros nuevos y los vacío. Suena el teléfono: Jany, mi novia, me pregunta si es veniste o viniste. Viniste, hablando del pasado, lo verifico para no hablar sin fundamento. Viniste, es correcto, Jany me encarga un té verde en mi camino a su casa. Sigo con mi vaciado. Don Robert, el ingeniero de mantenimiento y de sistemas del edificio vino a cambiar la red de mi antigua oficina a la nueva oficina, ya no tengo que avisar que cambié de red, seguiré contestando en la cuarenta y cuatro. Terminé el vaciado, son las seis y veinte hora de salida; apago la computadora y me doy cuenta de que no envié el vaciado, mañana será. Nos vemos mañana.

Cierro la oficina.

En la primer cuadra encuentro a un amigo detenido por un oficial de tránsito, dejó su camioneta tapando la banqueta; me pidió cincuenta pesos y en cuanto se los dí caí en cuenta de que ese dinero jamás regresaría a a mí. Ya no traigo para el te. Decido que pagaré con la tarjeta, en el Seven-Eleven aceptan tarjeta. Tomo el té y unas Barcel Toreadas y llego a la caja. No hay servicio joven, además la compra mínima son cincuenta pesos. Me lleva. Llego con las manos vacías y le cuento lo que pasó, veo su cara y decido embarcarme en una aventura a conseguir el té, en la tienda de la esquina. No hay del verde, solo de limón, sandía y kiwi; le llevo el de limón y unos Cheetos Flaming Hot, ya que no hay Barcel en la tienda. Llego de nuevo y le digo que no hubo Toreadas. Ojitos tristes. Una nueva aventura, buscar las toreadas. A la tercer tienda las encuentro y me enteré que fulanito está en la cárcel mientras que perenganito anda rondando por ahí libretitas de a peso dijo la anciana dependiente. ¡Las tengo al fin! disfruta tus toreadas. Me dice que los flaming hot no lo son, andaba en la luna. Revisé mi correo personal y contesté un mail de la nutrióloga: mañana a las 5:30. Nada, nada, nada. Llegó Conchis para irnos a las pláticas de preparación para papas y padrinos de niños que harán la primera comunión el 4 de junio: seremos padrinos de Érika, la vecinita. Diluvia, el cielo se cae y como todo un caballero les indico que esperen a que lleve el auto hasta su puerta, para que las damas se mojen lo menos posible. Llegué empapado al coche. En el camino la tormenta arreció, no se veía nada a unos metros de distancia. Justo unas cuadras antes de llegar, dejó de llover. Perfecto. Nos estacionamos y entramos a la plática en el templo: mi mamá estaba ahí, me llamó para que la llevara y no se mojara con la lluvia torrencial y quedamos de vernos ahí a dos cuadras de su oficina. Empezamos, el tema de hoy: Jesús nos da el perdon del Padre. Flemática la catequista, mi mamá dijo que es la emoción de evangelizar, yo no sé. Hubo algunas cosas buenas y otras no tan buenas; dijo que “Perdón” es una palabra hermosísisima yo pienso que tal vez lo sea la acción de perdonar, pero la palabra en sí, su grafía y fonema no me son hermosísimos en absoluto. No imagino una palabra hermosa; las hay graciosas como pomada, mono, tomate y goma. Dejamos a Jany y a Conchis y fuimos a cenar: una tostada de pata, LA tostada de pata para ella y un sope con carne para mí. Cereal, carne y lácteo (lleva queso el sope) para mi cena. Un hombre tocaba rock sesentero con su guitarra, el bule bule, el acapulco rock y otras más que no recuerdo. Buena cena. Llegamos a casa, me cambié, entré al baño y recogí un poco mi habitación. Ya me voy a dormir. Bajo por un vaso con agua y veo que mi computadora está encendida. Imposible. Posible, le dí mi contraseña a mi hermano para que revisara las funciones de cine el viernes pasado. Cambiaré la contraseña. Y bueno, leamos algunos feeds. SalvadorLeal.com: Bloomsday. Sigo el link, leo las bases, quiero hacerlo. Lo hago.

Terminando, ahora sí. Dormiré. Pero antes iré por el vaso de agua que hasta este momento, sigue pendiente.

Anuncios

2 comentarios so far
Deja un comentario

[…] 13. Jaka (Jakalito) […]

Pingback por Bloomsday (repercusiones & seguimiento) « J. S. de Montfort escribe

Un poco tarde, cierto, pero déjame agradecerte tu colaboración en el proyecto… ahora a navegar por el bloomsday total.
Un saludo

Comentario por Portnoy




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: